Más de 500 presas podrían construirse en áreas protegidas en todo el mundo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Alfonso de la Mata

El planeta cuenta con 1.249 grandes presas dentro de áreas protegidas, de las cuales casi 300 fueron construidas después de que se designara la zona con alguna figura de protección, a las que se sumarían más de 500 que planean hacerse o ya están en ello.

Así se desprende de un estudio en el que participa WWF y publicado este lunes en la revista científica ‘Conservation Letters’, y recogido por Servimedia. Es el primer trabajo que evalúa globalmente el número de presas dentro de las áreas protegidas.

Europa concentra casi un 40% de las nuevas infraestructuras que se proyectan construir en estas zonas, que atravesarían ríos tan emblemáticos como el Danubio, el Drin o el Sava.

En el continente europeo, Albania, Croacia, Eslovenia o Bulgaria son algunos de los países que encabezan la lista de los territorios donde se planean construir más presas. También destaca Portugal, donde se planea la construcción de tres presas en el río Duero.

“Construir presas en áreas protegidas es inaceptable. La presión que ejercen sobre la biodiversidad y los recursos hídricos es absolutamente incompatible con la protección del agua y la naturaleza. La reciente propuesta de la Estratega Europea de Biodiversidad debe hacer frente a estas amenazas a través de una mejor protección y restauración de los ríos y lagos de Europa”, afirmó Alberto Fernández, responsable de política de agua de WWF España.

Este estudio se suma la investigación realizada el mes pasado en el marco del proyecto europeo AmberHorizon 2020, que demostró la elevada congestión de los ríos continentales, bloqueados por más de un millón de barreras. En España, hay más de 1.200 grandes presas distribuidas por toda la geografía, de las cuales un 514 (un 42%) se encuentran en tramos de río dentro de la red Natura 2000.

DATOS “ALARMANTES”

Según WWF, los datos del informe son “alarmantes” y dibujan “un panorama sombrío para el futuro de los ríos, ya que estas construcciones modifican el hábitat fluvial, impiden el movimiento natural de las especies de fauna y flora autóctonas, alteran los procesos de erosión y transporte de sedimentos, al tiempo que transforman el régimen de caudales de los ríos, lo que afecta negativamente al estado de estos ecosistemas acuáticos”.

Los nuevos hallazgos tienen como contexto los datos revelados la semana pasada por un estudio que muestra que, en menos de 50 años, las poblaciones de peces migratorios de agua dulce en Europa han disminuido un 93%.

La Estrategia de Biodiversidad de la UE incluye un compromiso concreto para restaurar, al menos, 25.000 kilómetros de ríos de flujo libre para 2030 y designar áreas protegidas para, al menos, un 30% de la superficie terrestre y acuática en Europa.

Por ello, WWF pidió a los Estados miembro de la UE que intensifiquen “drásticamente” la eliminación de presas y la adaptación de estas infraestructuras en la próxima ronda de planes de gestión de cuencas hidrográficas para el periodo 2021-2027. “Asimismo, la Comisión Europea necesita desbloquear fondos para cumplir los compromisos adoptados en la Estrategia de Biodiversidad”, concluyó.

Te puede interesar