El indicador de estrés de la CNMV desciende pero se mantiene en un nivel alto por el coronavirus

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

El nivel de estrés del sistema financiero elaborado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que registró su aumento más intenso en apenas unas semanas en los primeros momentos de la crisis llegando hasta 0,65, ha descendido hasta 0,51, unas cifras que continúan por encima del umbral que determina el nivel alto.

Así lo señala la nota de estabilidad financiera correspondiente al mes de julio de 2020, documento publicado este jueves por la CNMV.

Las fuentes de riesgo existentes en el contexto actual continúan siendo numerosas y de diferente naturaleza. En el ámbito financiero continúan preocupando los riesgos de liquidez y de mercado, aunque el primero de ellos se está viendo aliviado por las diferentes medidas fiscales y de carácter monetario puestas en marcha por los Gobiernos y bancos centrales.

También continúa siendo preocupante la evolución del riesgo de crédito de los agentes, en un contexto macroeconómico de dificultades para las compañías, que eventualmente se puede traducir en rebajas de las calificaciones crediticias.

Estas rebajas, que por el momento no han sido numerosas, pero sobre las que la CNMV considera que conviene hacer un seguimiento continuo, pueden tener consecuencias importantes sobre las compañías afectadas, sobre los mercados financieros y, en determinadas circunstancias, sobre la estabilidad financiera.

En la nota se destaca la complejidad de la situación macroeconómica en España, donde el PIB habría descendido un 18,5 % en el segundo trimestre del año y para el conjunto del año los pronósticos apuntan a caídas de la actividad superiores al 10%.

A este respecto, la CNMV señala que las estimaciones están sujetas a un elevado grado de incertidumbre debido a la reaparición de brotes del virus en distintas zonas y la posible renovación de algunas medidas restrictivas. También se espera un fuerte deterioro de las cuentas públicas.

Para la CNMV, los principales retos en estas circunstancias están relacionados con la necesidad de reducir el número de personas desempleadas y con preservar la sostenibilidad de las cuentas públicas a medio plazo tras el exigente esfuerzo en materia de gasto.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar