Julio de 2020 fue el tercero más caluroso en España jamás registrado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Alfonso de la Mata

El mes pasado fue el tercer julio más cálido en España desde que la serie histórica nacional de temperaturas de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) comenzara en 1965, sólo por detrás de los de 2015 y 2006.

Julio de 2020 fue muy cálido en el conjunto de España, con una temperatura media de 26,0ºC, lo que supone 2,0ºC por encima de la media del periodo de referencia (1981-2010). De los 10 julios más cálidos de la serie histórica en España, ocho son del siglo XXI y seis, de la década actual, según el último resumen climatológico mensual de la Aemet, difundido este jueves.

Fueron especialmente elevadas las temperaturas máximas diarias, que se situaron 2,3ºC por encima de lo normal, de manera que fue el segundo julio con la temperatura media de las máximas más alta desde el comienzo del registro histórico, por detrás tan sólo de julio de 2015.

Julio fue extremadamente cálido en el cuadrante suroeste de la península, el oeste y sur de Castilla y León, y zonas del centro y sur de Galicia. En el resto de la España peninsular resultó muy cálido, excepto en algunas zonas del Cantábrico, valle del Ebro, Cataluña, Valencia y Murcia, donde fue cálido, y llegó a ser normal en algunos puntos del interior del País Vasco y de Navarra. En Baleares fue cálido, mientras que en Canarias resultó muy cálido y llegó a extremadamente cálido en zonas altas.

Las temperaturas más elevadas se registraron durante la ola de calor que comenzó el 25 de julio y acabó el 2 de agosto, según datos provisionales de la Aemet. Entre los observatorios principales, destacan los 43,9ºC de Córdoba/aeropuerto medidos el día 26; los 43,3ºC registrados en Granada/aeropuerto también el día 26; los 42,7ºC de Morón de la Frontera (Sevilla) el día 20, y los 42,5ºC de Toledo el día 27.

Los termómetros superaron los 40ºC en gran parte del cuadrante suroeste de la península y en puntos del sureste, el interior del valle del Ebro, el Cantábrico oriental y la isla de Mallorca. Destacaron, por lo inusuales, las elevadas temperaturas que se alcanzaron en el País Vasco los últimos días del mes, con 42,2ºC y 41,5ºC en las estaciones principales de Hondarribia y Bilbao/aeropuerto, respectivamente, el día 30.

Nueve estaciones principales de la Aemet batieron el récord de temperatura media mensual más alta en julio desde el inicio de sus series de datos. En 13 estaciones principales, la temperatura promedio de las máximas diarias fue la más alta de julio y en dos de ellas se registró el día de julio más caluroso desde siempre: 42,2ºC el día 30 en Hondarribia, y 38,8ºC en Burgos/aeropuerto el día 27.

En cuanto a las temperaturas mínimas, los valores más bajos en las estaciones principales correspondieron a Lugo/aeropuerto (4,8ºC el día 3), Vitoria/aeropuerto (5,0ºC el día 4), Burgos/aeropuerto (5,7ºC el día 4) y León (6,0ºC el día 3).

Tres estaciones principales batieron el récord de temperatura media de las mínimas diarias de julio en sus series históricas, mientras que la de Granada/aeropuerto registró la noche más calurosa de julio en ese lugar, con 24,9ºC de mínima el día 12.

POCAS LLUVIAS

Por otro lado, julio fue seco en el conjunto de España, con una precipitación media de 14 litros por metro cuadrado, valor que equivale al 70% del valor promedio del periodo de referencia, que es de 20 litros por metro cuadrado. Se trata del 20º julio más seco desde 1965 y del octavo menos lluvioso del siglo XXI.

Las precipitaciones, en muchos casos en forma de tormenta, tuvo una distribución espacial muy desigual, de manera que julio resultó ser un mes húmedo o muy húmedo en zonas del este y sur de Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía central y oriental, Murcia, centro de la Comunidad Valenciana y puntos de Castilla y León y del norte de Cataluña.

En contraste, fue seco o muy seco en la mayor parte de Galicia, la cornisa Cantábrica, Navarra, norte y centro de Aragón, sur de Cataluña y puntos de Andalucía occidental y del sur de la Comunidad Valenciana, así como extremadamente seco en algunas zonas del oeste de Galicia y del interior de Asturias.

En Baleares, el carácter de la precipitación fue muy variable, resultando en conjunto un mes normal en precipitaciones, mientras que en Canarias predominó el carácter normal.

Los episodios de precipitaciones intensas más destacados de julio fueron los siguientes: los días 1 y 2, en el Cantábrico oriental y en la mitad norte de Cataluña; los días 8 y 9, en puntos aislados del interior de la península, y los días 11 a 14 de julio, en el norte y este peninsulares.

Las mayores precipitaciones diarias de julio entre los observatorios principales se registraron en Barcelona/aeropuerto (52 litros por metro cuadrado el día 2), Segovia (40 litros el 8), Girona/aeropuerto (26 litros el 2) y Bilbao/aeropuerto (16 litros el 11).

En cuanto a la precipitación total del mes, resaltan los valores inusualmente bajos que se registraron en algunas zonas de Galicia y del Cantábrico, con 0,0 litros por metro cuadrado en Pontevedra durante todo julio; menos de 0,1 en Vigo/aeropuerto, y 0,4 en Santiago de Compostela/aeropuerto. En estas tres estaciones, así como en Santander (13 litros por metro cuadrado), la precipitación total de julio fue la más baja desde el comienzo de las respectivas series.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar