La mayoría de los muertos de tráfico en España ya son peatones, ciclistas o motoristas, según la DGT

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Alfonso de la Mata

Un total de 1.755 personas perdieron la vida el año pasado en accidentes de tráfico, bien en ciudad o bien en carretera, lo que supone 51 menos que en 2018. Por primera vez la mayoría de las víctimas mortales eran vulnerables (peatones, ciclistas o motoristas).

Así se desprende de las cifras definitivas de accidentalidad de 2019 de la Dirección General de Tráfico (DGT) con datos cerrados de siniestralidad tanto en las vías interurbanas como en las urbanas a 30 días de los accidentes.

Ese descenso de la mortalidad vial se produjo en un contexto de aumentos en los desplazamientos largos (427 millones, un 2,6% más que en 2018), el parque automovilístico (35.855.460 vehículos, un 2% más), la expedición de permisos de conducir (un 11% más) y el censo de conductores (27.311.015, un 2% más).

El director general de Tráfico, Pere Navarro, indicó que los datos de 2019 indican que la DGT va a “tener que concentrar los esfuerzos en las ciudades y, en especial, en la protección de los usuarios vulnerables”.

En líneas generales, el año pasado hubo 104.077 accidentes de tráfico con víctimas, en los que 1.755 personas perdieron la vida y 139.379 resultaron heridas (8.605 con ingreso hospitalario).

TIPO DE VÍA

El número de personas fallecidas disminuyó un 3% respecto a 2018, si bien la evolución varió según el tipo de vía. En las ciudades hubo 519 fallecidos (un 6% más), mientras que en las carreteras se produjeron 1.236 fallecimientos (un 6% menos); dentro de las vías interurbanas, se observan diferencias entre las carreteras convencionales (896 muertos, un 10% menos) y autopistas y autovías (340, un 5% más).

El número de personas fallecidas en carreteras convencionales se situó por primera vez por debajo de 900 víctimas. Cabe recordar que el 29 de enero de 2019 entró en vigor la reducción del límite de velocidad de 100 km/h a 90 km/h para coches y motos en toda la red de vías convencionales. Y las ciudades aglutinaron un 30% de todos los fallecimientos, el porcentaje más alto desde que se dispone de registros.

La tasa de mortalidad en 2019 se situó en 37 personas fallecidas por millón de habitantes, por delante de Austria (46), Francia (48), Italia (55), Bélgica (56) y Portugal (61). La tasa media de los países de la UE es de 51.

Ese valor de 37 es el objetivo indicado en la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 como tasa de mortalidad máxima en 2020. Aun así, cinco personas fallecen al día en accidentes de tráfico en España.

MEDIO DE DESPLAZAMIENTO

Los mayores incrementos de siniestralidad se produjeron entre los ciclistas (80 fallecidos en 2019, frente a 58 en 2018) y motoristas (466 fallecidos, incluidos ciclomotores, un 11% más), si bien por casusas diferentes: mientras el aumento de ciclistas muertos se concentró en las vías urbanas (32 en 2019, frente a 15 en 2018), el de motoristas lo hizo en las interurbanas (318 en 2019, por 276 en 2018).

La cifra de motoristas fallecidos es la más alta desde 2010 y la de ciclistas, desde 2007. Entre el resto de medios de desplazamiento, destaca la reducción de un 12% de personas fallecidas que viajaban en automóvil.

Por otro lado, un 53% de las personas fallecidas en accidentes de tráfico eran vulnerables (peatones, ciclistas y motoristas) y es la primera vez que este colectivo en conjunto supone más de la mitad de las víctimas mortales. Es decir, la mayoría de los fallecidos no viajaban en un vehículo de cuatro ruedas.

En cuanto a la edad, las personas de 65 años o más, que suponen un 19% de la población total, representaron un 28% de las víctimas mortales. Hubo reducciones en la franja de 15 a 44 años y aumentos en la de 45 a 64 años.

Respecto a las carreteras, se registró un 10% menos de víctimas mortales. Los accidentes más frecuentes fueron las salidas de vía (41% de los fallecidos) y las colisiones frontales (27%). Destaca el incremento de la siniestralidad de motoristas, que supusieron una de cada cuatro personas fallecidas. En conjunto, los usuarios vulnerables suponen un 40% de las víctimas mortales en las vías interurbanas. Los muertos en automóvil bajaron un 13%, con 579 fallecidos.

Sobre las ciudades, los usuarios vulnerables concentraron el 82% de las personas fallecidas (247 peatones, 32 ciclistas, y 148 motoristas, incluidos ciclomotores). En todos los casos, se produjeron aumentos en 2019 respecto a 2018. El 70% de los peatones fallecidos tenían 65 años o más (entre los mayores de 75 años se registraron 134 fallecidos, 30 más que en 2018).

Por cuarto año consecutivo, las distracciones fueron el factor concurrente más frecuente en accidentes mortales al estar presentes en un 28%, seguidas del consumo de alcohol (24%) y la velocidad (23%).

Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Murcia y Navarra redujeron el número de fallecidos en accidentes de tráfico respecto al año anterior, así como en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar