El mosquito tigre aumentó un 70% su presencia en España durante el primer semestre

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Alfonso de la Mata

La plaga del mosquito tigre aumentó un 70% durante el primer semestre de 2020 con respecto al año anterior, según se desprende del proyecto ‘Mosquito Alert’ en el que colabora la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (Anecpla).

Los riesgos de la presencia del mosquito tigre radican en su capacidad para transmitir hasta 22 tipos de virus diferentes, asociados a enfermedades potencialmente mortales como el virus Zika, el Dengue o el Chikungunya, entre otras.

Según el Ministerio de Sanidad, en los últimos cinco años –periodo en que este insecto dobló su presencia en nuestro país– España registró más de 1.800 casos de estas tres enfermedades.

“Durante el periodo de confinamiento, muchas segundas residencias han permanecido cerradas y sin mantenimiento por parte de sus dueños, que no han podido acudir a ellas. Las lluvias que han tenido lugar en este periodo han llenado bebederos de animales domésticos, macetas, juguetes que hayan quedado en los jardines… Todos ellos son lugares excepcionales para que la hembra del mosquito tigre deposite allí sus huevos”, según explica la directora general de Anecpla, Milagros Fernández de Lezeta.

Por todo ello, desde esta organización consideran “de vital importancia reforzar las medidas de control, tanto por parte de las Administraciones Públicas como de la población en general, a fin de intentar contener al máximo la presencia de esta especie y frenar su propagación”.

Aplauden medidas como las del Ayuntamiento de Valencia y el municipio valenciano de Alzira, que lanzaron ordenanzas municipales con capacidad para establecer multas de hasta 3.000 euros a todos aquellos ciudadanos que no tomen las medidas para evitar la aparición de focos de mosquito tigre.

Entre las recomendaciones de la asociación para impedir la proliferación de estos insectos están algunas como la de vaciar el agua de los platos de las macetas, mantener limpios canalones y desagües, evitar acumulaciones de agua o cambiar frecuentemente el agua de los bebederos de los animales domésticos.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar