Un 28% de los conductores se pone al volante en chanclas en verano

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

Tres de cada 10 conductores españoles (concretamente, un 28%) admite que alguna vez se ha puesto ante el volante con chanclas o calzado de playa en verano y un 7% reconoce que alguna vez ha conducido descalzo.

Así se desprende de un estudio realizado por el RACE (Real Automóvil Club de España) y dado a conocer este jueves. El trabajo se basa en una encuesta realizada a 1.330 conductores mayores de edad entre los pasados 14 y 22 de julio.

El estudio indica que un 28% de los conductores ha llevado alguna vez chanclas o calzado de playa (un 36% entre los hombres y un 12% de las mujeres) y un 7% admite que alguna vez estaba descalzo cuando pisaba el pedal del acelerador o el del freno.

Un 3% afirma que ha conducido en chanclas muchas o bastantes veces y un 2% que conduce descalzo habitualmente en verano.

Además, un 38% de las mujeres confiesa que ha conducido con zapatos con plataformas y un 36% con tacones altos, en tanto que un 33% de los conductores ha estado ante el volante alguna vez con botas de seguridad de suela ancha y un 32%, con botas de montaña.

Sin embargo, el 63% de los conductores afirma que es peligroso conducir con tacones altos, el 60% hacerlo descalzo y el 58%, con chanclas o calzado de playa. La mayoría (83%) asegura que conducir con un calzado inadecuado puede ser objeto de sanción.

NORMATIVA

El RACE indica que conducir con un calzado no adecuado es uno de los grandes riesgos a la hora de ponerse al volante y una conducta que aumenta en las vacaciones, ya que muchos conductores están tentados a desplazarse en chanclas e incluso descalzos en los trayectos cortos de verano.

Aunque no existen disposiciones específicas sobre el calzado en la conducción y no sea sancionable el conducir con un calzado inadecuado como tal, el Reglamento General de Circulación indica que puede ser una conducta sancionable si el agente de la autoridad entiende que afecta a la seguridad en la conducción porque el conductor no pueda controlar bien los pedales.

El RACE recomienda conducir con un calzado que vaya bien sujeto al pie, no resbale de los pedales, proporcione adherencia entre el pie y los pedales, no tenga elementos que puedan engancharse en los revestimientos del vehículo y no sea ni demasiado grande ni demasiado pequeño.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar