La creación de empresas mejoró de nuevo en julio y moderó su caída al 3,4%, según los registradores

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

La cifra de empresas creadas en España volvió en julio a suavizar la fuerte caída iniciada a raíz de la pandemia y solo descendió un 3,4% en comparación con el mismo mes de 2019, hasta las 7.659 constituciones, según la última estadística mercantil publicada este lunes por el Colegio de Registradores.

El desplome más acusado se produjo en abril, el primer mes completo de estado de alarma, con un descenso del 72,1%, al que siguió el retroceso del 56,4% experimentado en mayo. En junio comenzó la recuperación más acelerada con una bajada del 10,0%, que ahora se ve mejorada con la merma del 3,4% en julio.

Por comunidades, la creación de empresas mejora en once territorios, con Andalucía y Cataluña que superan ya las 1.300 empresas puestas en marcha, llegando a superar las 1.700 nuevas sociedades en el caso de Madrid.

Las tasas de variación anual aumentan sobre todo en Ceuta y Melilla (+85,7%), Cantabria (+70,5%), Castilla-La Mancha (+31,0%), Extremadura (+27,0%) y Navarra (+24,0%). En sentido contrario, siete comunidades continúan con descensos: La Rioja (-20,5%), Castilla y León (-12,8%), Madrid (-12,5), Cataluña (-10,9%), País Vasco (-6,6%), Asturias (-3,7%) y Aragón (-3,4%).

Por lo que se refiere a las ampliación de capital inscritas en los registros mercantiles, se observa una clara recuperación en julio, con una caída del 11,6% en relación al mismo mes del año anterior.

Por regiones, las que presentan mayor volumen de actividad son Cataluña y Madrid, que se acercan a valores del año pasado después de varios meses sin alcanzar las 500 operaciones.

En cuanto a los concursos de acreedores, se observa una caída de la tasa anual de inscripciones del 6,5%, que modera la de junio (-16,1%). Durante los primeros meses de la pandemia habían caído de forma generalizada, el -84,8% en abril y el -76,1 en mayo, afectados por la ralentización de las comunicaciones internas propias del proceso concursal durante el estado de alarma.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar