Los primeros fallecidos por coronavirus perecían a los diez días de ingresar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Alfonso de la Mata

Un estudio promovido por la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica señala que los primeros fallecidos por coronavirus perdían la vida a los diez días de ingresar en el hospital. Además, la edad media de los primeros casos era de 70 años, cuando actualmente es de 45 por la mayor detección de casos leves y asintomáticos.

El estudio ‘Covid-19@Spain’, llevado a cabo en 127 hospitales sobre los primeros 4.035 pacientes de coronavirus ingresados en España, recoge que el 61% eran hombres y más del 70% tenía alguna enfermedad subyacente, mientras que más del 25% padecía al menos tres enfermedades de base. Las más frecuentes fueron hipertensión arterial, cardiopatía crónica, diabetes, EPOC y obesidad.

La investigación también ha permitido identificar algunas variables que se asocian con peor pronóstico, lo que será de utilidad para identificar aquellos con mayor riesgo de muerte durante el ingreso.

Los síntomas más comunes fueron fiebre, tos, malestar general y dificultad para respirar. Durante la hospitalización, uno de cada tres pacientes desarrolló síndrome de distrés respiratorio agudo, el 18,5% ingresaron en UCI y el 15,5% fueron sometidos a ventilación mecánica.

Fallecieron el 28% de los pacientes y la muerte ocurrió como media 10 días después de ingresar en el hospital. La mortalidad fue del 59,3% en los pacientes con distrés respiratorio, del 54,9% en aquellos con edad igual o superior a 80 años, del 47,7% en aquellos que tenían tres o más enfermedades subyacentes, del 45,7% de aquellos sometidos a ventilación mecánica y del 42,4% en aquellos ingresados en UCI.

El análisis estadístico, que ha sido publicado en la revista ‘Clinical Microbiology and Infection’, puso de manifiesto la existencia de 17 variables que se asociaron con mayor riesgo de muerte, el más determinante de los cuales fue la edad.

También se asociaron con mayor riesgo de muerte el sexo masculino, la presencia de algunas enfermedades como hipertensión arterial, obesidad, cirrosis hepática, enfermedad neurológica crónica, cáncer activo o demencia y algunas características clínicas como dificultad respiratoria, la disminución de la conciencia o la baja oxigenación de la sangre.

Asimismo, la sociedad médica destacó que “no hubo diferencias en la mortalidad ajustada por gravedad entre las diferentes zonas geográficas, lo que habla a favor de la homogeneidad en la calidad asistencial en el país”.

El estudio cuenta con un comité científico integrado por investigadores clínicos de varios hospitales españoles como el Hospital Gregorio Marañón, el Hospital La Paz y el Hospital Infanta Leonor de Madrid; los Hospitales Virgen Macarena y Virgen del Rocío de Sevilla y el Hospital de Bellvitge en Barcelona. También participan investigadores del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III y de la Fundación SEIMC-GeSIDA.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar