SEO/BirdLife ha marcado 1.150 aves con GPS en 10 años para conocer sus movimientos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Alfonso de la Mata

Más de 1.150 aves de 33 especies distintas han sido marcadas con dispositivos de seguimiento remoto vía GPS por toda España desde 2011 con el fin de conocer con detalle sus migraciones y movimientos en el marco del programa Migra, de SEO/BirdLife.

Ese programa, que cuenta con la colaboración de la Fundación Iberdrola España desde 2011, incluye el marcaje de 49 aves durante este año, según informó este lunes SEO/BirdLife.

La conservación de las aves migradoras, que atraviesan decenas de países a lo largo de su ciclo vital, sólo es posible a través de la cooperación internacional. Para ello, el primer paso es conocer dónde se encuentra cada especie en cada momento del año. Además, estos animales unos bioindicadores de la calidad del planeta, pues su estrategia migratoria se ve afectada por el cambio global.

Gracias a las actuales tecnologías de seguimiento remoto (emisores satélite, emisores GPS-GSM, geolocalizadores, GPS data-loggers, etc.), es posible marcar aves de diversas especies y puede conocerse dónde están a lo largo de su ciclo vital. Éste es el trabajo que durante 10 años se desarrolla dentro del programa Migra de SEO/BirdLife, cuyo objetivo final es conocer con todo detalle la ecología espacial de las aves de España para poder conservarlas en el futuro.

En el décimo año de trabajo del programa Migra, se han marcado 49 aves de cinco especies con sistemas de seguimiento remoto de aves que, colocados en la espalda del ave como si de una mochila se tratase, permiten desvelar dónde se encuentran diariamente.

Con la información proporcionada por esos aparatos se puede conocer con detalle sus rutas migratorias y zonas de descanso durante la migración, sus zonas de invernada, o sus zonas de campeo y alimentación durante la reproducción. Esta información es imprescindible para poder conservar las aves, pues se necesita saber dónde y en qué hábitats pasan cada época del año para determinar las amenazas que puedan ponerlas en peligro y gestionar y conservar las áreas que emplean durante todo el año.

AGUILUCHO PÁLIDO Y MILANO REAL

Las especies objetivo de este año son el aguilucho pálido y el milano real. El aguilucho pálido es una rapaz de mediano tamaño cuya población reproductora ha descendido un 50% en tan sólo una década y es aparentemente sedentaria, aunque durante el invierno hay un buen número de aves de origen europeo. SEO/BirdLife ha marcado aguiluchos pálidos con emisores GSP de sólo 10 gramos de peso, que envían la información por GSM como si de un móvil se tratase.

Igualmente, la población española de milano real se encuentra en peligro de extinción, aunque durante el invierno el número de milanos se ve incrementado con los individuos europeos que vienen a invernar a España.

En ambos casos, se suponía que las poblaciones españolas eran sedentarias y, por lo tanto, los reproductores estaban siempre en sus territorios. No obstante, se ha visto que muchos milanos reales realizan movimientos migratorios de corta o media distancia hasta otras zonas de invernada o hacen otros viajes durante el invierno, por lo que no están todo el año asociados a sus nidos. Igualmente, algunos aguiluchos pálidos permanecen en su territorio todo el año, pero una parte importante de la población se desplaza durante el invierno a otras zonas separadas incluso cientos de kilómetros del nido.

“Las aves migratorias no conocen fronteras. Por ello, su preservación futura depende de conservar las zonas donde se encuentran en cada momento del año, dentro y fuera de nuestras fronteras”, resaltó Ana Bermejo, coordinadora del programa Migra.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar