Los concept cars de PEUGEOT son laboratorio de ideas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

Para la marca francesa de automóviles PEUGEOT, un concept car, esto es, un prototipo, no es un ejercicio de diseño gratuito, sino que se inscribe en una estrategia real de la marca. Se trata de una visión extrema de su imagen, que alimenta e inspira a largo plazo su visión de diseño y de tecnología. Es el equivalente a la alta costura, en relación con el prêt-à-porter en el universo de la moda.

PEUGEOT desarrolla siempre sus concept cars para que sean vehículos funcionales y capaces de circular, con el fin de proponer una experiencia completa, incluso en el apartado dinámico. Desde hace unos años, los concept cars de PEUGEOT, tienen dimensiones realistas en arquitectura y tamaño de ruedas, y están dotados de elementos que puedan ser trasladables a su fabricación en serie.

Con una historia de 210 años, el ADN de PEUGEOT se expresa en los concept cars. El primer ejercicio de diseño asimilable a un concept car, nació en 1984. Era el PEUGEOT Quasar, verdadera vitrina tecnológica, fue la primera vez en la que los diseñadores y los ingenieros tuvieron carta blanca, para crear un objeto fantasmal alejado de cualquier cortapisa industrial. El diseño de la carrocería fue obra de Gérard Welter, que en aquella época ejercía todavía como diseñador, y que trabajó sobre un esbozo de Eric Berthet

 

Te puede interesar