Julio cierra con un crecimiento del 4,5% en el gasto en la cesta de la compra de los españoles

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

El mes de julio cerró con un crecimiento del 4,5% en el gasto en la cesta de la compra por parte de los españoles con respecto al mismo mes del año anterior y tras cuatro meses “impactada directamente por los efectos en la salud de la pandemia”. La parafarmacia, que incluye la venta de mascarillas, es la categoría que más crece y en la última semana de julio registró un incremento del 265%.

Así lo pone de manifiesto un estudio de la consultora Nielsen, según el cual el pasado mes marcó un “punto de inflexión con un regreso sostenido a crecimientos pre-Covid” y, en este sentido, la compra de envasados creció un 3% en las dos últimas semanas de julio. Asimismo, los frescos mostraron una tendencia también descendente y, después de crecer en torno al 5%, en la última semana bajó hasta el 4,4%.

Carne, verdura o pescado no superaron en ningún caso el 3% de subida y solo la fruta, con un 16%, se mantiene en el doble dígito desde que empezó la pandemia.

La nueva etapa tras el “efecto directo del Covid” se verá reflejada en lo que los consumidores comprarán, dónde consumirán así como en las decisiones de compra y la capacidad de gasto. “De cómo se materializará depende de si afecta al consumidor ajustado o al acomodado, los dos grandes perfiles de consumidores postcovid”, precisa el estudio, que también subrayó la tendencia a pasar más tiempo en el hogar.

Una circunstancia que, a juicio de Nielsen, hará que el mercado “potencie el hágaselo usted mismo” y ello abarcará desde la repostería a la coloración capilar, ya que, si la primera ha duplicado su mercado y crece durante la pandemia cerca de un 100%, la segunda acumula un 38,5% de crecimiento en ese periodo.

“PROPUESTA DE VALOR”

Por lo que respecta a las decisiones de compra, según el informe el consumidor “tendrá en cuenta más que nunca la propuesta de valor”, hasta el punto de que dos de cada tres españoles ya están cambiando su forma de gastar para ahorrar. Además, en otros hogares con la economía “saneada, a falta de poder darse lujos fuera, se los darán en casa, generando un caldo de cultivo propicio para el Premium”.

Finalmente, el contexto económico y social provocará en el consumidor una “aversión al riesgo” que le hará buscar productos que le ofrezcan “calidad, valor y tranquilidad”, según la investigación, que avisa de una posible mayor “infidelidad” hacia marcas y cadenas además de un “impulso” a la actividad promocional.

En este sentido, según el director de la Unidad de Inteligencia de Nielsen, Scott Mckenzie, marcas y distribuidores “se verán obligados a examinar cómo y dónde vuelven a la actividad promocional”. “Sobre todo porque en los últimos meses se ha producido un trasvase de compradores al online”, sentenció.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar