La crisis climática podría dañar la economía global hasta un 14% a finales de siglo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Alfonso de la Mata

Un incremento de la temperatura media de la superficie del planeta en 3,5 grados en comparación con la era preindustrial debido a las emisiones de gases de efecto invernadero reduciría la producción económica mundial entre un 7% y un 14%, con daños aún mayores de hasta un 20% en las regiones tropicales y más pobres de la Tierra.

Ésta es la conclusión principal de un estudio realizado por investigadores del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK, por sus siglas en alemán), y el Instituto de Investigación Mercator para los Bienes Comunes Globales y el Cambio Climático (MCC, en sus siglas en alemán), y publicado en la revista ‘Journal of Environmental Economics and Management’.

El estudio se basa en un conjunto de datos del producto regional bruto en más de 1.500 regiones de 77 países del mundo (algunos se remontan incluso a la década de 1900) y analiza los impactos climáticos históricos en diferentes escalas de tiempo para examinar los efectos del clima en la productividad económica. El trabajo se centró en regiones de países industrializados, que son los que cuentan con series de datos más completas.

“Encontramos evidencia sólida de que la temperatura afecta considerablemente a los niveles de productividad. Un aumento de la temperatura media global de la superficie en aproximadamente 3,5ºC hasta finales de siglo reduciría la producción mundial entre un 7% y un 14% en 2100, con daños más grandes en zonas tropicales y pobres”, indican los autores.

“Los daños climáticos afectan nuestras empresas y empleos, no sólo a los osos polares y los arrecifes de coral”, apunta Leonie Wenz, del PIK y coautora del estudio, que añade: “El aumento de las temperaturas nos hace menos productivos, lo que es relevante en particular para el trabajo al aire libre en la industria de la construcción o la agricultura. Afecta a nuestras cosechas y significa un estrés adicional y, por lo tanto, costes para nuestra infraestructura”.

Wenz apunta que los datos climáticos y económicos de las últimas décadas indican que los daños para la economía serán “mayores de lo estimado anteriormente” porque el estudio se centra en efectos regionales y no nacionales, lo que brinda una imagen más completa.

GANADORES Y PERDEDORES

Investigaciones anteriores sugirieron que un incremento de 1°C en un año caluroso reduce la producción económica en aproximadamente un 1%, mientras que el nuevo análisis apunta a pérdidas de producción de hasta tres veces esa cantidad en las regiones cálidas.

De media, las pérdidas globales para finales de este siglo ascienden al 10%, lo que se incrementa al 20% en las zonas tropicales. Esta evaluación es conservadora porque el estudio no incluye los efectos de fenómenos meteorológicos extremos y el aumento del nivel del mar, por ejemplo.

El trabajo precisa que los daños económicos podrían ser desiguales en todo el mundo, con las regiones tropicales y pobres como ‘perdedoras’ del cambio climático, mientras que algunos países del norte podrían incluso beneficiarse.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar