Repsol apuesta por las Tecnologías de Emisiones Negativas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Alfonso de la Mata

Repsol ha lanzado varios proyectos que apuestan por las conocidas como ‘tecnologías de emisiones negativas’ (NET, por sus siglas en inglés), aquellas que retiran CO2 de la atmósfera.

Desde potenciar los océanos y los suelos como sumideros de carbono a la producción de bioenergía combinada con el secuestro de CO2, Repsol desarrolla proyectos de uso y almacenamiento de CO2, al tiempo que a través de Fundación Repsol participa en una empresa de reforestación.

Para la petrolera, primera compañía de su sector en asumir el reto de ser cero emisiones netas en 2050, “debemos reducir todo lo posible el CO2 emitido. Esa mitigación tendrá un límite y encontraremos emisiones que no se puedan abatir, por lo que también deberemos recurrir a estas ‘tecnologías naturales’ que nos permitan acomodar carbono en suelos, bosques u océanos”, explica en un informe Antonio López, gerente de Energía y Cambio Climático de Repsol.

La compañía tiene iniciativas en estudio para prevenir la deforestación en Malasia, Perú o Colombia y, en aquellos proyectos en los que se necesita, realiza un estudio de impacto medioambiental “donde la protección de la biodiversidad es muy relevante”.

Otra iniciativa para contribuir a la lucha contra el cambio climático es la adquisición del 21,39% del capital de Sylvestris, a través de Repsol Impacto social, un proyecto de Fundación Repsol para desarrollar empresas que trabajen en la transición energética y la inclusión de colectivos vulnerables. Sylvestris es una empresa española de restauración forestal y con el apoyo de Repsol, esta empresa social prevé repoblar más de 2.200 hectáreas de árboles hasta 2024, que absorberán 165.000 toneladas de CO2.

HIDRÓGENO VERDE

En el ámbito académico, Fundación Repsol ha puesto en marcha una Cátedra de Transición Energética en la Universidad de Barcelona para promover el conocimiento y la divulgación de los distintos sistemas de recuperación y aprovechamiento de CO2 y acercar el concepto de transición energética a la sociedad.

Asimismo, con el soporte científico de su centro de investigación Repsol Technology Lab, Repsol está evaluando, en todos sus proyectos de ‘upstream’ en desarrollo, la opción de neutralizar las posibles emisiones de CO2 capturándolo y almacenándolo geológicamente: “En algunos proyectos no es factible porque no se encuentra la estructura geológica adecuada, pero siempre que sea viable, lo haremos”, prosigue López.

El CO2 capturado se puede almacenar o se puede usar como materia prima en aplicaciones muy diversas, desde la producción de combustibles sintéticos a plásticos para la horticultura. Repsol Tech Lab desarrolla también tecnología que convierte el CO2 capturado en materia prima para un amplio espectro de productos, desde la síntesis de polímeros y la obtención de combustibles sintéticos a su incorporación a materiales de construcción, entre otros.

En esta línea, Repsol ha lanzado en las proximidades de su refinería de Petronor un proyecto para desarrollar una de las mayores plantas de combustibles sintéticos del mundo, cuyas únicas materias primas serán el CO2 y el hidrógeno verde generado a partir de la electrólisis del agua con energía renovable.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar