Entra en vigor el nuevo Reglamento de la UE para conseguir una automoción limpia, sostenible y competitiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Wenceslao Pérez Gómez

Mañana entrará en vigor el Reglamento de la UE sobre la homologación y la vigilancia del mercado de los vehículos de motor, que fue adoptado en mayo de 2018,  y que revisa a fondo y endurece considerablemente, el sistema anterior de homologación de tipo y de vigilancia del mercado. Este nuevo Reglamento, mejora la calidad y la independencia de la homologación de tipo y los ensayos de los vehículos, aumenta los controles de los automóviles que ya están en el mercado de la UE, y refuerza el sistema general con una mayor supervisión europea. Estas son las nuevas normas que se incluyen:

Independencia y calidad de las pruebas antes de comercializar un vehículo

Para obtener y mantener su designación por los Estados miembros, los servicios técnicos que realicen ensayos e inspecciones de nuevos modelos de automóviles, serán objeto de una auditoría independiente sobre la base de criterios estrictos. Las autoridades nacionales de homologación de tipo, están, a partir de ahora, sometidas a revisiones inter pares, para asegurarse de que las normas correspondientes se apliquen y se hagan cumplir de manera rigurosa en toda la UE.

Controles de vehículos que ya están en el mercado 

El nuevo marco mejora también los controles de los vehículos que ya circulan en el mercado y los controles para su venta en los concesionarios. A partir de ahora, los Estados miembros están obligados a someter a ensayo, con regularidad un número mínimo de vehículos y podrán adoptar medidas de salvaguardia, contra los vehículos no conformes en su territorio, sin esperar a que actúe la autoridad que expidió la homologación de tipo.

Supervisión europea

Además, la Comisión puede ahora llevar a cabo controles de cumplimiento y conformidad de vehículos, en laboratorios o en carretera. En caso de que los fabricantes incumplan la legislación en materia de homologación de tipo, por ejemplo, dispositivos de desactivación o declaraciones falsas, la Comisión puede ordenar recuperaciones a escala de la UE, e imponer a estos fabricantes, sanciones de hasta 30 000 euros por automóvil. Hasta hoy, solo las autoridades nacionales de homologación de tipo del automóvil, podían imponer tales medidas.

Desde la adopción del Reglamento en 2018, los fabricantes de automóviles, los organismos de homologación de tipo y otras partes interesadas, han trabajado de manera constante para aplicar las nuevas normas y adaptarse al mayor rigor de los requisitos.

La Comisión ha proporcionado recursos adicionales al Centro Común de Investigación (JRC), para que asuma este nuevo papel, en la vigilancia del mercado, financiando el personal adicional necesario, costes operativos y la construcción de dos nuevos laboratorios. El JRC ha hecho uso de dos nuevos laboratorios de tecnología punta, para llevar a cabo controles.

La homologación de tipo, es el proceso para certificar que un vehículo cumple todos los requisitos para ser introducido en el mercado y, para controlar rigurosamente el cumplimiento de la legislación de la UE por parte de los fabricantes, incluidos los límites de emisiones establecidos en un Reglamento aparte.

Las nuevas normas de homologación de tipo, fueron propuestas por la Comisión en 2016, tras el escándalo del  Dieselgate y fueron adoptadas por el Parlamento Europeo y el Consejo en 2018.

Esta reforma forma parte de la labor general de la Comisión, en favor de un sector de  la automoción, limpio, sostenible y competitivo, tal como se establece en la Comunicación de la Comisión “Europa en movimiento”. Las iniciativas de  la Comisión incluyen normas sobre la calidad del aire y el CO2, la mejora de los ensayos de emisiones de los automóviles o, el apoyo a la producción de combustibles y baterías alternativos, así como la defensa de la competitividad de la industria europea.

 

Te puede interesar