Sánchez alerta de que algunas comunidades “tienen que mejorar” la gestión de la pandemia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, alertó este martes de que algunas comunidades autónomas “tienen que mejorar” la gestión de la pandemia de Covid-19, y reiteró el ofrecimiento de respaldar en el Congreso de los Diputados una declaración de alarma territorializada a petición de los presidentes regionales.

En una entrevista en la Ser recogida por Servimedia, explicó que la movilidad de estos meses es uno de los motivos del incremento de contagios, junto al “relajamiento” de la ciudadanía en los niveles de protección.

Aunque se han reforzado los mecanismos de cooperación, dijo, los niveles de rastreo de algunas comunidades autónomas, sus capacidades estratégicas para frenar los contagios, “tienen que mejorar”.

Preguntado por si se refiere, por ejemplo, a la Comunidad de Madrid, evitó entrar en “una dialéctica de ver quién es el responsable”, e insistió en que el Gobierno ha puesto a disposición de todas las regiones medios materiales, digitales y legales.

Cuando Fernando Simón se refirió a Madrid en su rueda de prensa, aseguró Sánchez, “lo que estamos trasladando es que nos preocupa la evolución de la epidemia en Madrid”.

Precisó, en ese sentido, que la puesta a disposición de las comunidades autónomas de ese estado de alarma territorializado, que ya está previsto en la ley orgánica de 1981, no implica una “dejación de funciones” por su parte, porque en todo caso tendría que ser aprobado en el Consejo de Ministros, informando de ello al Congreso de los Diputados, que tendría que autorizar, en su caso, la prórroga.

Asimismo, insistió en que un estado de alarma no tiene por qué implicar un confinamiento total, porque, de hecho, fue también el paraguas que permitió a las comunidades autónomas afrontar la desescalada, con diferentes grados de movilidad. Lo que ofrece, dijo, es “lo que a mí no me ofrecieron” cuando había que prorrogar el estado de alarma, los votos necesarios para ello.

Preguntado por si el Gobierno actuará en caso de que los contagios sigan subiendo y los presidentes autonómicos no soliciten el estado de alarma, respondió que está actuando ya, poniendo medios a disposición de las comunidades y coordinando las medidas. “Estamos haciendo lo que tenemos que hacer”, sentenció.

Aunque los datos de contagios son “parecidos” a los de marzo, precisó que hay “matices importantes”, por ejemplo, que el esfuerzo de detección reduce la tasa de ingresos hospitalarios y fallecimientos, y además la evolución de la pandemia no es homogénea en todo el territorio. Por ello, “no tiene justificación que nosotros planteemos estado de alarma con medidas igual de duras”, sino en todo caso hacerlo por territorios, como la desescalada.

Aseguró también que la vuelta a los colegios es segura y que los alumnos estarán “mucho más seguros” en los centros educativos que en otros muchos lugares. El riesgo cero no existe, precisó, pero otro riesgo que hay que evitar es el de la exclusión social si las clases no son presenciales.

Para los padres que no puedan acudir a su puesto de trabajo por tener un hijo contagiado o en cuarentena está prevista la baja por incapacidad ya reglada en la Seguridad Social, explicó, y la posibilidad de flexibilizar hasta el 100% de la jornada laboral, que se está negociando con los agentes sociales.

“Moderado optimismo” sobre la recuperación económica

En la misma entrevista Sánchez explicó que la convicción de que hay recuperación económica se basa en los datos adelantados de afiliación a la Seguridad Social y de reactivación de los trabajadores en ERTE, que han pasado de 3,4 millones a menos de 700.000. Aunque la situación es “delicada” y persisten “muchísimas incertidumbres”, se mostró convencido de que se puede albergar un “moderado optimismo”.

“Estamos viendo rebote” de la actividad económica que se va registrando en cifras, aseguró, aunque queda un “esfuerzo” de todos para consolidar esa recuperación, y de ahí la importancia de aprobar unos Presupuestos Generales del Estado acordes con la situación, “imprescindibles” para gestionar la ayuda europea, una “condición sine qua non” para superar la crisis.

Sánchez aseguró que “no ha habido veto” de Podemos a una negociación presupuestaria con Ciudadanos, y que todo el Gobierno está de acuerdo en la urgencia de aprobar esos Presupuestos, también en que tienen que ser “progresistas”, y de que no pueden ser “excluyentes”, es decir, que no se puede excluir a ningún partido de la interlocución.

Por ello, una vez que la propuesta de Presupuestos se materialice en el seno del Gobierno, hablarán con los “socios estratégicos”, entre los que mencionó expresamente al PNV y “muchos otros”. “No vamos a vetar a ninguno”, dijo, porque es “importante trasladar a la política lo que estamos diciendo en nuestros discursos” sobre la apuesta de unidad frente a división.

Considera que en las actuales circunstancias “puede haber mimbres y justificaciones para trascender la aritmética parlamentaria clásica”, y partió de la base de que todos los interlocutores, en referencia a Ciudadanos, deben reconocer que el Gobierno es de coalición, y hablar con los ministros que corresponda, sean del partido que sean.

Preguntado por si mantiene a ERC entre esos socios estratégicos, respondió con un “por supuesto”, expresando a continuación su disposición a reunir la mesa de diálogo con la Generalitat de Cataluña en septiembre, “cuando quiera el Govern”.

“EL BLOQUEO POR EL BLOQUEO”

Sánchez reiteró esa petición de unidad dirigida al presidente del PP, Pablo Casado, con el que se reunirá este miércoles en Moncloa, y al que alertó de que “no se puede abstraer” de ese reto presupuestario ni del mando constitucional de renovar órganos como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) o el Tribunal Constitucional.

“¿Qué sentido tiene el bloqueo por el bloqueo? Tendrá que reconocer el resultado electoral y asumir su responsabilidad si quiere de verdad ser el líder de la oposición”, le dijo, convencido de que, por mucho que él pueda reconocer sus propios errores, “dos no bailan si uno no quiere”.

Sánchez aseguró que todos los ministros y vicepresidentes, también los de Unidas Podemos, tienen toda su confianza, respeto y “lealtad absoluta”, y que sigue “muy satisfecho” con el funcionamiento de la coalición, ya que la experiencia está siendo “óptima” a pesar del reto que implica la pandemia.

La estabilidad y perdurabilidad del Gobierno está garantizada, aseguró, y falta asegurar que la legislatura es, además, fructífera, para lo cual reiteró el llamamiento a las demás fuerzas políticas.

Al hablar de las discrepancias entre el PSOE y Unidas Podemos, que reconoció que existen, no precisó si se han debido, sobre todo, a la polémica sobre la Monarquía y las “supuestas prácticas no ejemplares del anterior Jefe del Estado”, pero sí reconoció que ambas formaciones tienen “una cultura política distinta”, y los socialistas firmaron la Constitución con la convicción de que ese pacto “no se trocea”.

Preguntado por si habló con Felipe VI del destino de su padre, aseguró que “no fueron esos los términos de la conversación”, aunque no precisó los que fueron porque la Jefatura del Estado es una institución diferente al Gobierno y a él solo le compete respetar sus decisiones y la confidencialidad de sus conversaciones.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar