El oxígeno de la Tierra podría haber “oxidado” la Luna

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Remitido

El hallazgo de hematita en regiones de alta latitud de la Luna ha llevado a los científicos que estudian los planetas a sospechar que el oxígeno de la atmósfera de la Tierra puede haber “oxidado” su satélite, según un artículo publicado en Science Advances.

La hematita, también llamada oligisto o acerina, es la forma mineral del óxido férrico, y su nombre deriva del término griego que alude al color rojo de su polvo, y los científicos descubrieron su presencia mediante el análisis los datos de reflectancia hiper espectral adquiridos por un instrumento de la NASA en la misión lunar Chandrayaan-1.

La hematita es muy común en la Tierra pero dado que la superficie y el interior de la Luna carecen de oxígeno, el hierro metálico prístino está presente en el satélite y no se había confirmado la existencia de hierro altamente oxidado en las muestras recogidas por los astronautas en las misiones Apolo.

Además, el hidrógeno contenido en el viento solar hornea la superficie lunar en un proceso que se opone a la oxidación, de manera que la existencia de minerales que contienen hierro y están altamente oxidados sorprendió a los investigadores.

“Nuestra hipótesis es que la hematita lunar se formó mediante la oxidación de hierro en la superficie lunar por el oxígeno presente en la atmósfera superior de la Tierra empujado continuamente a la superficie lunar por el viento solar en los períodos, durante varios miles de millones de años cuando la Luna ha estado en la estela magnética de la Tierra”, explicó Shuai Li, del Instituto de Geofísica y Planetología en Hawaii.

Hielo de agua en los polos lunares

Esta nueva investigación fue resultado de los descubrimientos hechos en 2018 por Li sobre hielo de agua en las regiones polares de la Luna.

Li explicó que cuando examinó los datos de las regiones polares encontró “algunas características y pautas espectrales que son diferentes de las que se aprecian en latitudes más bajas o en las muestras recogidas durante el programa Apolo”.

“Sentí curiosidad por determinar si sería posible que fuesen reacciones entre el agua y la roca en la Luna”, relató. “Después de meses de investigación me di cuenta de que lo que estaba observando eran trazas de hematita”.

El equipo de Li determinó que los sitios donde está presente la hematita están firmemente vinculados con el contenido de agua en altas latitudes que Li y otros investigadores habían ubicado anteriormente, y que están más concentrados en la cara de la Luna que siempre enfrenta la Tierra.

“El hecho de que haya más hematita en la cara cercana de la Luna indica que puede estar relacionada con la Tierra”, señaló Li. “Esto me hizo acordar de un descubrimiento de la misión japonesa Kaguya de que el oxígeno en las capas superiores de la atmósfera de la Tierra puede ser ‘soplado’ cuando la Luna se encuentra en la estela magnética de la Tierra”.

“Es decir que el oxígeno atmosférico de la Tierra podría ser el mayor oxidante en la producción de la hematita (…:) El agua y el impacto del polvo interplanetario también pueden haber desempeñado papeles decisivos”, agregó.

Te puede interesar