Presupuestos 2020: Al PSOE le cuadran las cuentas con Ciudadanos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

El entorno de Pedro Sánchez considera que, tras la ronda de contactos mantenida esta semana con los grupos parlamentarios, es más probable que termine pactando los Presupuestos Generales del Estado para 2021 con Ciudadanos, además de con el PNV y algunos partidos minoritarios, que por la izquierda, y elogia al partido de Inés Arrimadas como el que “mejor la entendido la excepcionalidad de la situación”.

Fuentes socialistas consultadas por Servimedia perciben que Cs es el partido que más receptivo se ha mostrado al mensaje que tanto Sánchez como la portavoz el Gobierno, María Jesús Montero, vienen trasladando sin cesar: que los del año que viene son unas cuentas públicas extraordinarias, por la irrupción del coronavirus y la necesidad de que salgan adelante para recibir los fondos europeos.

De acuerdo con ese punto de partida, entienden, su negociación no se ha de plantear en términos de derecha e izquierda, sino buscando los puntos en común, porque “cuantos más, mejor”. Aseguran que lo importante es el “qué” por encima del “quién”, pero sin aclarar qué harán si el “qué” se pacta con uno es incompatible con el “qué” se pacta con otro.

En realidad, ese horizonte pacífico, idílico para el PSOE, de unos Presupuestos apoyados por todos los grupos, dista mucho de ser plausible. ERC, Más País, el BNG, en meses anteriores EH Bildu e incluso su socio de Gobierno, Unidas Podemos, han urgido a los socialistas a elegir y decantarse claramente por sacar adelante las cuentas públicas con la mayoría parlamentaria que sacó adelante la investidura y a ignorar a Ciudadanos.

Ante esta tesitura, la parte socialista del Gobierno ve más cerca que los Presupuestos se aprueben con Cs y PNV. Con ellos, PSOE y Unidas Podemos sumarían 171 escaños, por más que la formación morada quiera marcar perfil propio e incluso amagara la semana pasada con desmarcarse en caso de que Sánchez pactara con Arrimadas. Atendiendo a las reivindicaciones regionalistas de los diputados canarios, del PRC, Compromís y Teruel Existe, se llegarían a los 176 necesarios. Y aún quedaría márgen con los dos parlamentarios de Íñigo Errejón, improbable que votara en contra.

“DERECHA RESPONSABLE”

En el PSOE interpretan que, aparte de ser conscientes de la excepcionalidad de la situación, en Ciudadanos apuestan definitivamente por su nicho de “derecha responsable” que contraponen al PP y Vox, a quienes desde el equipo de Sánchez acusan de estar empeñados en destruir y desgastar más que en otra cosa.

Fuentes de Cs consultadas por Servimedia sobre este particular se atuvieron a la versión oficial y negaron que se trate de un cálculo partidista para ocupar el centro y distinguirse de PP y Vox. Según su versión, es sólo “responsabilidad” porque, “si no se es responsable ahora, ¿cuándo?”.

Por otra parte, fuentes socialistas del Gobierno restaron importancia al hecho de que el vicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias, lograra, según sus palabras, que Sánchez se comprometiera a negociar primero con los partidos que votaron sí a la investidura, luego con los que se abstuvieron, y finalmente con los que se pronunciaron en contra.

Esto supondría que las conversaciones con Cs llegarían una vez que se hubiera intentado primero con ERC y EH Bildu, que por tanto podrían haber impuesto sus condiciones antes de que el Gobierno se sentara a la mesa. En realidad, ni siquiera dieron mucho recorrido al compromiso, no porque pretendan quebrantarlo, sino porque, apuntan, “ojalá las negociaciones fueran así de sencillas. Los que estamos acostumbrados a hacerlas sabemos que no son así”. Es decir, que rara vez siguen un curso lineal, primero con unos y luego con otros, sino que habitualmente los intercambios de documentos y propuestas se hacen de forma multilateral y desordenada.

En todo caso, en la parte socialista del Gobierno dicen comprender que su socio intente diferenciarse con estas exigencias y pronunciamientos díscolos, que consideran habituales en el partido menor de una coalición. “Tienen todo el derecho del mundo a dejar claro que no son unos convidados de piedra”, conceden desde el PSOE, para quien lo único importante es sacar adelante los Presupuestos Generales y garantizar así la continuidad de la legislatura.

Te puede interesar