El coste laboral se desplomó un 8,3% en el segundo trimestre por el estado de alarma

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Gabriel González-Andrío

El coste laboral por trabajador y mes se situó en 2.442,91 euros en el segundo trimestre de 2020, lo que representa un descenso del 8,3% respecto al mismo periodo de 2019, debido fundamentalmente a la declaración del estado de alarma por el Covid-19 que suspendió de forma temporal diversas actividades económicas, especialmente en abril y mayo.

Según los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), esta caída del 8,3% es 7,4 puntos inferior a la registrada en el trimestre anterior, cuando la tasa de variación anual fue positiva, del 0,8%. En tasa intertrimestral, y con datos corregidos de calendario y desestacionalizados, el coste laboral cayó un 8,8%.

El INE explicó que los trabajadores afectados por el cierre temporal de empresas acogidos a Expedientes de Regulación Temporal de Empresas (ERTE) continúan perteneciendo a la plantilla, pero no son remunerados con salarios sino con prestaciones aportadas directamente por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y en algunos casos, complementadas por las propias empresas.

Además, las cotizaciones sociales a cargo de los empleadores de estos trabajadores están exoneradas en su mayor parte.

Del coste total por trabajador y mes en el que incurre un empleador por la utilización del factor trabajo, 1.804,08 euros correspondieron a salarios y 574,75 euros, a cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social. El resto se debió a indemnizaciones, prestaciones sociales, etc.

El coste salarial, que comprende salario base, complementos salariales, pagos por horas extraordinarias, pagos extraordinarios y pagos atrasados, medidos en términos brutos, bajó un 9,4% en tasa anual, pasando de 1.992,18 a 1.804,08 euros por trabajador y mes. Si se excluye el factor variable de los salarios (pagos extraordinarios y atrasados), el coste salarial ordinario descendió un 11%.

Los otros costes (costes no salariales) disminuyeron un 5%. Su principal componente, las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social, cayó un 7,1%.

Por su parte, el coste laboral por hora creció un 11,9% debido al descenso en el número de horas efectivas de trabajo (–18,1%) provocado por el Covid-19 y la declaración del estado de alarma. Si se corrige de calendario y estacionalidad, el crecimiento estimado del coste hora fue del 12,1%.

Por sectores económicos, la industria registró el mayor descenso del coste laboral (-9,6%) y salarial (-11,6%) en el segundo trimestre; la construcción se anotó el menor descenso del coste laboral total (-5,8%) y del salarial (-5,5%), y en los servicios se registró un descenso del 8,2% en el coste laboral total.

Por comunidades autónomas, el coste laboral en Comunidad de Madrid y País Vasco superó en más de 400 euros la media nacional. En Canarias e Islas Baleares dicho coste fue inferior a la media en la misma cantidad.

En variación anual, el coste laboral descendió en todas las comunidades autónomas. Comunidad Foral de Navarra, Región de Murcia y Comunidad de Madrid presentaron los menores descensos. Por el contrario, Islas Baleares, Canarias y Cataluña registraron las mayores bajadas.

TIEMPO DE TRABAJO

Durante el segundo trimestre, la jornada semanal media pactada, considerando conjuntamente tiempo completo y tiempo parcial, fue de 34,4 horas.

De éstas se pierden, de media, 10 horas a la semana, de las cuales 5,2 no se han trabajado por razones técnicas, económicas, organizativas, de producción y/o fuerza mayor –incluye el tiempo no trabajado de los trabajadores afectados por ERTE–, 2,2 son por vacaciones y fiestas disfrutadas y 1,8 horas se deben a bajas por incapacidad laboral.

El resto de horas no trabajadas (0,8) se deben a otras posibles causas como permisos remunerados, maternidad o paternidad, conflictividad laboral, etc.

Si se añaden las horas extras y se restan las perdidas, la jornada se redujo a 24,6 horas efectivas de trabajo.

Según el tipo de jornada, la diferencia salarial entre los trabajadores a tiempo completo y parcial se situó en 5,55 euros por hora.

Por último, el número de vacantes alcanzó las 74.346 en el segundo trimestre. El 87,1% se encuentra en el sector servicios.

Te puede interesar