La mesa del turismo presenta una estrategia con 21 propuestas para la supervivencia del sector

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

Madrid, 29 de septiembre de 2020.- Con el objetivo de plantar cara a la mayor crisis económica y social padecida en el sector, la Mesa del Turismo ha diseñado una estrategia que involucra tanto al ámbito público como al privado para mantener a flote el turismo en tanto en cuanto pueda contenerse sanitariamente la pandemia. Este plan, que se pone al alcance del Gobierno para su ágil aplicación, se despliega en cinco paquetes de medidas que incluyen 21 propuestas concretas para lograr la subsistencia del sector turístico.

“Nuestro objetivo es permitir la supervivencia del turismo mientras se ajustan las soluciones sanitarias a la Covid-19 y consolidar su estructura para que resurja con fortaleza, sostenibilidad, contribución y responsabilidad”, afirma Juan Molas, Presidente de la Mesa del Turismo.

Tres meses y medio de confinamiento general con la consiguiente paralización de la actividad económica, y la esperanza en una recuperación parcial truncada por las disposiciones del Gobierno británico y las recomendaciones de varios países europeos –en especial Alemania- de no viajar a España, han llevado al sector turístico español a una situación crítica. Las pérdidas económicas, a razón de 5.000 millones de euros cada semana, ascienden a más de 90.000 millones finalizando septiembre. Y el coste en puestos de trabajo se cuenta por miles, con un incierto panorama de cierres y empresas con sus plantillas en situación de ERTE.

A pesar de que todos los subsectores turísticos implementaron tempranamente sus respectivas medidas y protocolos de seguridad sanitaria, los esfuerzos por reactivarse han caído en saco roto. El Presidente de la Mesa del Turismo recalca que “durante estos meses, el turismo ha venido demostrando su absoluta resiliencia; su capacidad de adaptación y de buscar cualquier hueco, cualquier resquicio, para no acomodarse en la paralización, sino buscar la actividad como sea”.

Por su parte, la demanda nacional respondió positivamente durante el verano, aunque ello no resultara suficiente para compensar la drástica caída del turismo internacional. En consecuencia, el sector turístico ha encallado en este comienzo del otoño.

La Mesa del Turismo, que viene reclamando al Gobierno desde principios de abril medidas específicas para sostener al turismo, insiste de nuevo y exige de la Administración Pública una capacidad de respuesta pareja a la que ya ha mostrado el propio sector turístico. “Sabemos que el esfuerzo será considerable, pero sus efectos merecerán todos y cada uno de los euros que se inviertan”, añade Molas.

Cinco paquetes de medidas y 21 propuestas

La estrategia para lograr la supervivencia y reactivación del sector turístico que propone la Mesa del Turismo fue aprobada por su Consejo Directivo a finales de la semana pasada. Se articula en cinco paquetes de medidas agrupadas según su naturaleza:

  • Medidas de carácter laboral, incluyendo un sistema de ERTE específico para el sector turístico, la extensión de los ERTE hasta junio de 2021 y la activación del mecanismo SURE, entre otras.
  • Medidas de carácter fronterizo, esencialmente la eliminación de las restricciones a la movilidad entre los países miembros de la Unión Europea y acordar reglas comunes para garantizar, en lo posible, la seguridad sanitaria en los desplazamientos entre países.
  • Medidas de carácter fiscal, como la adopción de un IVA de tipo reducido al 7% hasta final de 2022, un plan generalizado de reducción de impuestos y una implicación de las Administraciones locales con el sector turístico vía bonificación o reducción de impuestos y tasas municipales para los periodos de cierre forzoso por la Covid-19.
  • Medidas de carácter económico, entre las que figuran la presentación de planes de recuperación y reconstrucción turística a la Comisión Europea, la renegociación de alquileres turísticos, ampliación de moratorias hipotecarias y de plazos de amortización de los créditos ICO, así como la creación de un ICO especial para las agencias de viajes, y bonificación de tasas aéreas.
  • Medidas de fomento de la comercialización y el consumo turístico, con iniciativas que estimulen la demanda como son la creación de un sistema de bonos turísticos y la reactivación del programa vacacional del IMSERSO.

El turismo es la actividad económica más dañada por la epidemia. Su peso en la economía española -12,5% del PIB- y su natural transversalidad se traducen en una repercusión agravada que desemboca en serias consecuencias económicas y sociales. “La urgencia es máxima –concluye el Presidente de la Mesa del Turismo-, y para el que todavía no se haya dado cuenta, esta crisis tiene que dar la vuelta a nuestra forma de pensar y de actuar”.

 

Te puede interesar