Citroën Ami, la nueva movilidad eléctrica de la que puedes disfrutar desde los 15 años

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

Quién no ha soñado alguna vez con moverse con total libertad por la ciudad sin carné de conducir y con techo y puertas que nos quiten del frío y de la lluvia?

Citroën trae la solución con el Ami, un cuadriciclo eléctrico de dos plazas que se puede conducir desde los quince años.

Nosotros ya lo hemos podido conducir por el centro de Madrid y la verdad es que no deja indiferente ni al conductor ni a los que le ven pasar sin hacer ruido, salvo que circules por calles pavimentadas.

 

El Citroën Ami no es un coche

Para que no haya equivocaciones lo primero que hay que explicar es que no se trata de un coche al uso, sino de un cuadriciclo como los que vemos para los conductores sin carné de conducir.

Con él no se puede salir a la carretera, pero es la solución perfecta de movilidad para ciudades, segundas residencias o pueblos, ya que vamos techados y con una carrocería que tiene una estructura tubular de acero que recorre el “objeto de movilidad” -es como lo define Citroën- y que le aporta rigidez en caso de golpe.

Al tratarse de un cuadriciclo carece de airbag, de ABS o de otras medidas de seguridad pasiva o activa.

 

Diseño simétrico, muy rompedor y divertido

Es completamente simétrico, las dos puertas son iguales en tamaño y forma, lo que sucede con la parte de delante y la de detrás. Las llantas son de 14 pulgadas.

Su imagen exterior es un tanto cuadrada, lo que permite que el interior sea espacioso para sus dos únicos ocupantes, que no tienen una consola donde dejar el móvil (es el sistema de infoentretenimiento del coche, ya que no hay radio y el altavoz es de tipo portátil) u otros utensilios, que deberán meter en las redes que hay en las puertas.

Otros detalles del Citroë Ami son que carece de ventanillas eléctricas al uso; el cristal está dividido en dos partes, de las que la inferior se pliega hacia fuera; que los tiradores de las puertas son de tela (para abrirlas desde el interior debemos hacerlo desde el que hay al lado de la rodilla izquierda del conductor); y que la instrumentación digital es del tipo moto, una pantalla de led pequeña en la que consultar la autonomía, la velocidad y los kilómetros recorridos.

 

Muy aconsejable el espejo retrovisor interior

Tampoco hay espejo retrovisor interior (es un opcional) y los exteriores son pequeños, de forma esférica y hay que regularlos con la mano, para lo que hay que tener la ventanilla subida. En el Ami solo hay calefacción y ventilación. Montar aire acondicionado encarecía el producto y restaría autonomía.

Aunque es muy aconsejable el espejo retrovisor interior, la gran superficie de cristal de la que goza el Ami nos permite girar el cuello y ver si viene alguien antes de hacer nuestra maniobra

Una vez puesto en marcha (personas de más de 1,80 metros de altura se acomodan fácilmente) vemos que la velocidad está limitada a 45 km/h (el motor puede ofrecer una potencia de entre 6 y 9 kW) y que la autonomía máxima es de 75 kilómetros. Ambas cifras son más que suficientes para circular para una urbe, ya que el peso de esta nueva propuesta de movilidad es de 471 kilos (para su fabricación se emplean menos de 250 componentes).

 

El Citroën Ami se recarga en tres horas

A los que esa autonomía se le quede corta, decirles que la batería se recarga en enchufes domésticos de 220 V, como si de otro electrodoméstico se tratara, en unas tres horas, por lo que no hay que buscar puntos públicos de recarga rápida.

Como solo tiene una marcha (se engrana desde el asiento del conductor, como si fueran los botones de los ajustes eléctricos) es muy fácil y divertido de conducir.

 

Modelo disruptivo de comercialización y acuerdo con FNAC

Si “el objeto de movilidad es disruptivo” también es su comercialización que se hará solo a través de internet, cuya web Citroën España quiere tener en marcha en octubre, para iniciar las pre-reservas (solo hay que apuntarse, no hay que hacer un ingreso monetario).

La apertura de pedidos quieren que esté lista “lo antes posible”, pero en 2021.

Por ello todavía no han fijado los precios, aunque han facilitado durante la presentación realizada esta tarde los que están en vigor en Francia. Allí hay dos opciones de adquirirlo: un pago al contado de 6.900 euros (para la versión básica) o un renting desde 19,99 euros (tras haber desembolsado una entrada de 2.641 euros).

Si queremos que Citroën nos lo entregue en casa, un comercial lo hará y nos explicará su funcionamiento durante 30 minutos por 200 euros (en el concesionario son 100 euros, salvo que no necesitemos información, porque entonces es gratis).

Para que lo dispongan todos los públicos han llegado a un acuerdo con la cadena francesa de tecnología FNAC, que ya vende en sus instalaciones soluciones de movilidad como bicicletas o patinetes.

 

Perfil de cliente tipo del Citroën Ami

En Francia ya hay 1.000 pedidos del Ami que permiten conocer qué tipo de cliente es el que busca este objeto de movilidad, no nos cansamos de repetir el palabro.

Pues el 80% son hombres, el 19% ya tiene un eléctrico en su garaje, el 42% de ellos tienen una media de 16 años y solo el 56% lo ha elegido por el precio.

Te puede interesar