Calviño espera que el PIB crezca en el cuarto trimestre más de un 1.5%

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Miriam Puelles

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño, espera que la economía española crezca en el cuarto trimestre por encima del 1.5% , tal y como han señalado algunos organismos como Funcas, aunque considera que tendrá una menor intensidad que las previsiones del Ejecutivo para el tercero del 13%.

“Es evidente que el cuarto trimestre tiene que tener un crecimiento menor que el del tercero porque es el efecto del rebote”, ha señalado Calviño, quien ha explicado que “ante la caída intensa que tuvimos en el segundo trimestre, el tercero es de rebote y el cuarto normalmente tendrá un crecimiento de menor intensidad”.

Así lo ha afirmado la ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital en una entrevista concedida este lunes a RNE , quien ha restado importancia a la minoración del crecimiento del PIB al no considerarlo como “problema”. Para Calviño, mientras se mantenga la recuperación económica España está “en la senda correcta”.

Es más, la ministra ha insistido en que hay más indicadores positivos que negativos, al tiempo que ha citado el movimiento en el mercado laboral y el incremento en el consumo de los hogares durante la última semana como dos de ellos. “Estos indicadores nos dicen que el pulso económico se sigue recuperando”, ha subrayado Calviño.

Preguntada por las previsiones del FMI que ubican a España como la economía de peor comportamiento este 2020, Calviño ha explicado que la situación del país es excepcional por la relevancia del sector turístico y ha defendido la gestión realizada por el Gobierno a raíz de la crisis sanitaria: “Nuestra acción ha sido de las más ágiles y efectivas de Europa”.

En cuanto a los Presupuestos Generales del Estado (PGE), la vicepresidenta tercera ha confiado en aprobarlos en el Congreso de los Diputados en el corto plazo y ha destacado que espera dejar una parte de la ayuda de la Unión Europea, la cual espera la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, que llegue en 2021, para el siguiente Gobierno.

En concreto se trataría de la ayuda a los préstamos. “El Gobierno no descarta en absoluto los créditos, pero tenemos un plan para seis años”, ha destacado Calviño, que ha argumentado que el periodo estimado para pedir las transferencias es hasta 2023 y el de los créditos hasta 2026.

La cuestión se postula en qué pasará tras el fin de la legislatura en 2023. Pues bien, Calviño tiene “un plan en dos fases” que coincide con el calendario político. “La prioridad es ejecutar las inversiones que se pueden financiera con esas transferencias” y dejar la ayuda de 70.000 millones en créditos europeos para después.

Sea como fuere, la vicepresidenta tercera del Ejecutivo se ha mostrado muy satisfecha con el acuerdo alcanzado sobre el fondo de recuperación europeo y ha considerado lógico que dicho acuerdo incluya condiciones tanto de inversiones como reformas. “No hay que verlo como un elemento negativo”, ha insistido Calviño, quien ha sentenciado que dichas “reformas recomendadas están muy alineadas con la agenda de nuestro Gobierno”.

Te puede interesar