La mitad de las empresas familiares no se recuperará del coronavirus hasta 2022

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

El XXIII Congreso Nacional de la Empresa Familiar celebrado este lunes no deja buenos presagios para el sector tras el impacto que la pandemia del coronavirus ha tenido en sus negocios. Tanto es así que más de la mitad de las empresas familiares aseguran que no podrán recuperarse al nivel que estaban pre Covid-19 hasta 2022.

Según un estudio de confianza económica difundido este lunes en dicho congreso, la situación de la empresa familiar no es para nada positiva y el 27% espera tanto recortar su facturación el próximo año como reducir su plantilla. Una situación que en el caso del 42% de los encuestados es más favorable, ya que ven que las cifras que obtendrán este 2021 serán similares a las de 2020. Solo un 31% cree que aumentará sus ventas.

Sea como fuere, más de la mitad, en concreto un 53%, cree que no recuperará el nivel de facturación que tenía antes de la crisis del coronavirus hasta el próximo 2022.Y no solo eso. El 85% apunta que su facturación se ha reducido desde el arranque de la pandemia. Solo el 15% afirma que ha vendido más.

Unas cifras similares en el ámbito del empleo. El 82% de las encuestadas desvela que se ha visto obligada a reducir personal durante la pandemia. Solo el 18% ha visto incrementar su personal. De los que han recortado, el 56% se han acogido a los expedientes de regulación temporal de empleo; el 71% ha optado por el teletrabajo; el 37% ha optado por recortar en inversiones y contrataciones; y el 18% ha reducido salario y jornada. Una situación que las empresas catalogan frágil. Y es que su economía se ha visto a niveles del año 2013, en plena crisis económica.

Por todo ello, el sector de la empresa familiar aboga por reformas estructurales profundas, entendimiento político y un aprovechamiento eficiente de los fondos europeos. Unos fondos que, entienden, han de destinares hacia las infraestructuras, la digitalización, la transición energética, la educación y la modernización de la Administración.

Te puede interesar