Indra pierde 31 millones de euros en los nueve primeros meses de 2020

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

Indra ha registrado una pérdida de 31 millones de euros durante los nueve primeros meses de este 2020 y sus ingresos cayeron un 5,9%. Unas cifras negativas que contrastan con el incremento de la contratación, un 11,4%, y de la cartera de pedidos, un 17,6%, en este mismo periodo entre enero y septiembre.

Tal y como detalla la compañía a través de una nota de prensa, durante los nueve primeros meses de este 2020 sus ingresos han alcanzado los 2.153 millones de euros, es decir, un retroceso del 5,9% en términos reportados comparados con los 2.288 millones del mismo periodo de 2019. Además, en moneda local ha caído un 2,7% tras verse afectados por el cambio estructural de los negocios.

Por su parte, el Margen Operativo alcanzó los alcanzó los 87 millones de euros en los nueve primeros meses de 2020 frente a los 162 millones en los nueve primeros meses de 2019 por la menor actividad y retrasos. Y, en cuanto al margen operativo del tercer trimestre, mejoró ligeramente y se situó en el 6,6% por el impacto de las primeras medidas de eficiencia anunciadas en julio.

En cuanto al beneficio bruto de explotación (Ebitda) se ubicó en los 80 millones de euros, es decir, un 64,2% menos en términos reportados y un 62% menos en moneda local, lo que hizo caer seis puntos porcentuales el margen Ebitda desde el 9,7% de hace un año hasta el 3,7%. El resultado de explotación (Ebit) también arrojó una cifra negativa de nueve millones de euros contra los 127 millones de beneficio de hace un año.

Para el presidente ejecutivo de Indra, Fernando Abril-Martorell, el tercer trimestre de este curso se ha caracterizado por “un cierto empeoramiento en algunos países en los que operamos. Este impacto se ve reflejado en una mayor presión en los ingresos del trimestre, que afecta en mayor medida a Minsait y al negocio de Tráfico Aéreo, mientras que otros negocios como Defensa sí muestran una evolución más estable”.

Sin embargo, el presidente ejecutivo de la compañía opta por fijarse en la contratación, que “volvió a crecer a tasa de doble dígito en moneda constante en el periodo acumulado y de esta forma volvió a impulsar la cartera a otro nuevo máximo histórico de la compañía, siendo el principal contribuidor un trimestre más el negocio de Defensa”.

Con todo ello, para Abril-Martorell, “el objetivo de ingresos para el año supone un mayor desafío, aunque aún no lo consideramos alcanzable, mientras que la generación de caja esperamos que se comporte mejor de lo que estimábamos en julio”.

 

Te puede interesar