Una ‘Pesadilla antes de Navidad’ asola Europa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Roberto Perez Abella

Este sábado, Boris Johnson declaró el cierre de Inglaterra ante el considerable aumento de casos por coronavirus por lo menos hasta los primeros días de diciembre. Esta medida de previsión la inició su país vecino, Irlanda, a la que se sumaron desde Francia , Alemania, Austria y Bélgica decretando el cierre de restaurantes, bares, tiendas, pubs y en definitiva limitando cualquier actividad socioeconómica no esencial.

Los últimos países en abonarse a este nuevo confinamiento han sido Portugal y después Inglaterra, pero desde los vecinos mediterráneos, España e Italia, no se descarta endurecer las medidas de restricción para protegerse de la adversidad del virus. Desde Italia están diseñando un decreto que permita confinar los territorios con peores índices sanitarios como la ciudad de Roma y desde la península ibérica, el ejecutivo pide paciencia para comprobar la eficacia del nuevo estado de alarma convocado a final de octubre.

Los primeros países que tomaron estas medidas fueron Irlanda, que ha pasado de 1.284 casos en octubre a 762 actualmente, y Francia, que acumula un total de 1.371.638 casos por el Covid- 19. El país presidido por Emanuel Macron reconoció el fracaso del toque de queda regional que impusieron y creen que esta situación acentuará la recesión francesa en una caída estimada del 11% del PIB.

Alemania siguió los pasos de la República Francesa y clausuró los teatros y el ocio nocturno hasta principios de diciembre por precaución ante la pandemia. Según el Instituto Robert Koch, el país bávaro ha reportado 19.059 casos nuevos en las últimas 24 horas. Tampoco se permiten más de dos núcleos diferentes de personas juntas en la misma vía pública.

El país con la mayor curva vertical de contagios en toda Europa es Bélgica, con 17.282 casos por millón de habitantes en 14 días, y es por ello que también se ha bloqueado a nivel nacional la actividad no esencial durante cuatro semanas al menos. También se han cerrado los colegios prolongando las vacaciones del país. En Austria que también imitó a su país vecino, el toque de queda comienza a las 20.00 y se permite salir de manera individual a hacer deporte o a trabajar.

En Portugal, cerca de 7 millones de ciudadanos, un 70% de la población, se encuentran confinados bajo las medidas que afectan a los municipios con una incidencia superior a los 240 casos por 100.000 habitantes. El último país en paralizar la actividad socioeconómica fue el Reino Unido y al igual que el resto de países europeos no descartan prolongar las medidas si los resultados del confinamiento no son buenos.

Te puede interesar