El Sepblac localiza un antiguo botín del rey emérito en la isla de Jersey

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Roberto Perez Abella

El Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) presentó esta semana un informe a la fiscalía Anticorrupción en el que se ha investigado cómo supuestamente el rey emérito podría haberse atribuido los beneficios de una cuenta bancaria ligada a un trust en el que aparece como titular. La cuenta que facilita los fondos a dicha fusión empresarial es otro trust ubicado en la isla de Jersey del Canal de la Mancha y creado alrededor de la década de 1990.

Ya son tres las diligencias abiertas contra el anterior jefe de Estado por parte de la fiscalía Anticorrupción y todas ellas relacionadas con delitos fiscales y blanqueo de capitales. La fiscal general del Estado, Dolores Delgado y el fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, comparecieron hace dos días para hacer pública la apertura de una nueva línea de investigación en base a la información facilitada por un informe del Sepblac. Dicha diligencia será coordinada por la fiscalía del Tribunal Supremo y Luzón será el encargado de apoyar estas operaciones bajo la completa aprobación de la fiscalía General del Estado.

La primera acusación contra Juan Carlos I, el caso del Ave a la Meca, no prosperará ya que como indicaron en su declaración los fiscales Delgado y Tazón el pasado viernes, se encuentra amparado por la inviolabilidad que le protegía como anterior jefe de Estado. La segunda diligencia que se abrió contra el rey emérito y que atañe al uso de tarjetas opacas con fondos internacionales de cuentas que no eran suyas, se encuentra mucho más avanzada que la primera y es probable que afecte a miembros de la familia real. Esto sucedió entre el 2016 y el 2018, cuando su figura ya no era inviolable y es por ello que sí que podría salir culpable de los cargos que se le acusan.

En cuanto a la nueva investigación que van a dirigir desde el Tribunal Supremo, los fiscales no han querido dar más detalles, más allá del informe presentado por la comisión de Antiblanqueo. Tampoco se ha discernido si los hechos sucedidos ocurrieron tras su abdicación o si hay más gente implicada, pero justo cuando la fiscalía se encontraba próxima al archivo de la primera línea de investigación, aparece un nuevo informe que vuelve a poner a Juan Carlos I en el punto de mira.

Te puede interesar