Los 16 millones de euros de la canadiense Couche-Tard no han sido suficientes para convencer al gobierno francés de la venta de Carrefour

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Europa Press

El Gobierno francés ha cerrado la puerta, de manera “cortés, pero definitiva”, a la posible adquisición de Carrefour por parte del gigante canadiense de las tiendas de conveniencia Alimentation Couche-Tard, que el miércoles presentó una oferta “amistosa” de más de 16.000 millones de euros por la mayor compañía gala de distribución minorista.

“Es un no cortés, pero claro y definitivo”, ha señalado el ministro francés de Finanzas, Bruno Lemaire, durante una entrevista con BFMTV y RMC, recogida por Europa Press, donde ha subrayado que el país no puede renunciar “a uno de los principales distribuidores franceses”.

La abierta oposición del Gobierno francés a la transacción ha lastrado por segunda sesión consecutiva la cotización de las acciones de Carrefour, que cedían un 2,87% al cierre en la Bolsa de París y pierden casi un 8% desde los máximos marcados el pasado miércoles al calor de la oferta de la canadiense. No obstante, el precio de los títulos de la cadena de distribución francesa se mantiene un 7% por encima del nivel anterior a la propuesta de Couche-Tard.

“Es mi papel como Estado protector defender los intereses estratégicos del país”, explicó, recordando que Carrefour “es el primer empleador privado en Francia con más de 100.000 trabajadores” y representa “casi el 20% de la distribución de alimentos en el país”.

Asimismo, ha recordado que el Ejecutivo amplió el decreto que regula las inversiones extranjeras en el país galo, ampliando la protección de su cobertura a las actividades de distribución de alimentos. “Hemos sido previsores”, ha subrayado, añadiendo que, a pesar de contar con el instrumento legal necesario, el Gobierno francés prefiere “no tener que usarlo”.

Lemaire, quien entre 2009 y 2012 fue ministro de Alimentación, Agricultura y Pesca del Gobierno de Francia, se ha venido pronunciando abiertamente en contra de la operación desde el mismo día de su lanzamiento, objetando que la soberanía alimentaria “es estratégica” para Francia.

En este sentido, este jueves admitió que la potencial adquisición de Carrefour por una empresa extranjera supondría una “enorme dificultad” para el Gobierno galo.

“No tengo nada en contra de esta compañía canadiense, estoy convencido de que Carrefour es una compañía muy sólida y confío totalmente en Carrefour para mejorar su modelo y desarrollar una nueva distribución, pero la adquisición de Carrefour por una compañía extranjera sería una enorme dificultad para nosotros”, afirmó en una conferencia.

El accionariado de Carrefour cuenta con la presencia como accionistas destacados de la familia Moulin, propietaria de Galeries Lafayette, así como de la familia Arnault, al frente del grupo LVMH, así como del magnate brasileño Abilio Diniz.

El grupo canadiense de tiendas de conveniencia Alimentation Couche-Tard remitió el miércoles una oferta no vinculante para comprar la francesa Carrefour a un precio de 20 euros por acción, lo que supondría pagar un precio total de unos 16.352 millones de euros por los más de 817 millones de acciones con los que cuenta Carrefour.

La adquisición de Carrefour impulsaría la presencia del grupo canadiense en Europa y Latinoamérica, además de incrementar la diversificación de su negocio de tiendas de conveniencia con la incorporación de establecimientos de gran formato.

Alimentation Couche-Tard posee una red de más de 14.200 establecimientos en todo el mundo, incluyendo 9.261 tiendas en Norteamérica, con unos 109.000 empleados, así como otras 2.772 en Europa, principalmente en los países escandinavos, bálticos y Polonia, con unos 22.000 trabajadores. Asimismo, dispone de otros 2.220 establecimientos en una quincena de países operados mediante acuerdos de licencia bajo la enseña Circle K.

Carrefour cuenta con una red de 12.300 tiendas y alrededor de 320.000 trabajadores en más de 30 países. La capitalización bursátil de la compañía gala ronda los 14.000 millones de euros, mientras que la del grupo canadiense supera los 46.000 millones de dólares canadienses (29.600 millones de euros).

Te puede interesar