El sector inmobiliario, refugio para entornos de rentabilidades bajas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Borja Carrascosa

El sector inmobiliario español encara un año de transición y consolidación del proceso de transformación iniciado en 2020. El auge del teletrabajo, del e-commerce y del alquiler de vivienda provocarán un cambio en las preferencias de los inversores, obligando a los propietarios a ajustar su oferta para poder encontrar compradores y arrendatarios. El impacto de la crisis de la Covid-19 fue significativo, pero las altas rentabilidades que ofrece el “real estate” no encuentran, de momento, rival en un entorno de tipos de interés bajos.

Los 7.800 millones de euros captados por el sector inmobiliario en España el año pasado podrían considerarse “sanos”, a pesar del coronavirus y de las altas cifras registradas en el trienio 2017-2019. La consultora CBRE cree que en el presente ejercicio se superarán los 10.500 millones, mientras que Cushman & Wakefield prevé cifras más modestas, del entorno de los 9.200 millones, similares a las registradas entre 2014 y 2016. El capital sigue teniendo apetito, se moverá con cautela y pedirá flexibilidad, por tanto, en un 2021 de digestión entre vacunas.

Hay muchísimo dinero esperando a ser invertido”, señala Jesús Silva, director general de Cushman & Wakefield en España, que cree que el segmento que más apetito genera, en proporción, “es el sector logístico por los cambios en los hábitos de consumo”. Silva también señala que “el sector residencial, especialmente en el segmento del alquiler, está muy presente en las carteras y en los vehículos de los grandes inversores institucionales”. Las oficinas, grandes protagonistas en los últimos años, “mantendrán una cuota de mercado relevante”, resalta.

Silva también destaca que los activos alternativos, como las residencias de estudiantes o de ancianos, “ofrecen seguridad a los inversores, y, por tanto, interés”. En el ámbito residencial, opina que “la profesionalización del sector ha permitido el acercamiento de los inversores institucionales”.

Alza del alquiler de vivienda

Las restricciones en los requisitos para la concesión de hipotecas, la crisis y los nuevos modelos de vida favorecen el alquiler, protagonista de algunas de las grandes promociones de 2020. Samuel Población, director nacional de Residencial y Suelo de CBRE, apunta, por su parte, que “en tres años habrá medio millón de hogares más viviendo de alquiler”, una cifra que alcanzará los cinco millones a principios de 2024, más del 27% del mercado.

Población también apunta que “la segunda residencia va a estar bastante penalizada por las restricciones de movilidad que afectan tanto a España como a los países de origen de algunos de los grandes propietarios europeos de vivienda en nuestro país (Reino Unido, Alemania..)”. Respecto a las transacciones, Población calcula que habrá 475.000 operaciones de compraventa de viviendas este año, frente a las aproximadamente 400.000 registradas en 2020. “El grueso corresponderá a viviendas de segunda mano, que sí registrarán cierta caída de precios”, apunta el director nacional de Residencia y Suelo de CBRE.

 

Este es un extracto de uno de los reportajes que encontrarás en el número de febrero de la Revista Capital. Ya disponible en tu kiosco o en Zinio.

1 COMENTARIO

Comments are closed.

Te puede interesar